“Luchemos con todo el poder que Dios nos ha dado para estar entre los ciento cuarenta y cuatro mil"

The Review and Herald, 9 de marzo de 1905.